Ballena Franca Glacial

Ballena Franca Glacial

Eubalaena glacialis

La ballena franca glacial es una de las 3 especies de ballena franca, del género Eubalaena, y actualmente es una de las ballenas más raras de avistar, ya que se encuentra en un grave peligro de extinción. En español se le conoce también con el nombre de “ballena de los vascos”.

Orden: Cetacea

Suborden: Mysticeti

Familia: Balaenidae

Género: Eubalaena

Descripción física

Morfología. Eubalaena glacialis es dueña de un cuerpo largo y robusto con una cabeza grande, que mide hasta una tercera parte de la longitud total del cuerpo. Tiene una mandíbula arqueada y espiráculos muy separados entre sí. No tiene aleta dorsal pero sí cuenta con grandes aletas pectorales y una cola de tamaño significativo útil para la propulsión. En su cabeza se encuentran callosidades blanquecinas colonizadas por los denominados “piojos de ballena”, unos anfípodos pequeños.

Peso y tamaño. Un individuo adulto puede medir más de 18 metros de longitud pero lo más usual es que mida entre 13 y 16 metros. El peso oscila entre 40-70 toneladas, pero muchas ballenas glaciales pesan más de las 70 toneladas.

Coloración. El color que predomina en la piel es el negro. Algunas ballenas exhiben manchas blancas en la parte inferior del cuerpo (vientre y barbilla) y otras muestran motas del mismo tono blanco.

Distribución y hábitat

La especie se distribuye únicamente en el norte del océano Atlántico, en el este de Norteamérica y desde la Península Ibérica hasta Escandinavia.  Su rango abarca desde los 20° hasta los 60° de latitud si bien su distribución depende en gran parte de la distribución de su alimento.

Como se puede inferir, la especie habita aguas templadas y subpolares de bahías, costas y penínsulas de escasa profundidad. Sus hábitats se caracterizan por una gran concentración de copépodos.

Alimentación

A pesar de su gran tamaño, su principal alimento es el zooplancton, lo que incluye copépodos y eufásidos como el krill. Ocasionalmente consume larvas de crustáceos y caracoles planctónicos.

Hasta que no encuentra una gran concentración de alimento, la ballena franca glacial no se alimenta. Una vez que encuentra una masa de zooplancton, avanza y se introduce en ésta con la boca abierta, así que el agua fluye hacia adentro pero sólo la comida queda atrapada en las barbas. El agua simplemente no penetra. La ballena cierra la boca y empuja su alimento con ayuda de la lengua.

Comportamiento

En ocasiones forma grupos de menos de 12 individuos, pero lo más común es que permanezca solo o con otra ballena franca ya que no es una especie muy sociable. Sólo en las zonas de alimentación o de apareamiento se concentra mayor cantidad de individuos. Un grupo puede estar compuesto por machos, hembras con crías o machos y hembras juntos.

Como especie migratoria, pasa el invierno en aguas cálidas y migra hacia aguas frías a finales de verano y principios de otoño. Nada lentamente pero es muy activo. En ocasiones levanta las aletas en el aire antes de sumergirse profundamente. En general, mantiene un comportamiento dócil, lo que ha contribuido a que sea un objetivo común de los cazadores de ballenas.

ballena_franca_glacial_NOAA_200

Ballena Franca Glacial – Eubalaena glacialis / Imagen cortesía de NOAA

Reproducción

Entre los 6 y los 10 años de edad, la ballena franca glacial alcanza la madurez sexual y puede comenzar a reproducirse. Tiene un sistema de reproducción polígamo en la cual la hembra se aparea con varios machos en una misma temporada. Los machos compiten entre sí para inseminar a la hembra pero esto no implica agresión física, algo poco común en mamíferos. La competencia se basa en la cantidad de esperma que se deposita en la hembra y de hecho, el macho de esta especie tiene los testículos más grandes del mundo animal en relación con su tamaño corporal.

La ballena franca glacial se aparea en invierno, entre los meses de diciembre y marzo. El macho corteja a la hembra con caricias y coloca la barbilla en los cuartos traseros de la hembra. Si ella lo acepta, ambos copulan con los vientres juntos. Después de eso cada uno sigue su camino.

Las crías nacen en primavera o verano en regiones de aguas más cálidas. Una hembra da a luz a 1 cría cada 3-4 años después de un período de gestación de 1 año, aproximadamente.

Amenazas y conservación

Los únicos depredadores de su hábitat natural son los tiburones y las orcas. En contraste, el ser humano degrada su hábitat y le da caza. Otras amenazas son los choques con los buques, su enredo en mallas de pesca, el cambio climático y la contaminación acústica. De acuerdo con el Servicio Nacional de Pesca Marina (NOAA Fisheries), quedan apenas unas 450 ballenas francas glaciales en el Atlántico norte y el número no parece aumentar significativamente.

En vista de esta situación, la especie está protegida por la Ley de Protección de Mamíferos Marinos y por la Comisión Ballenera Internacional. Naturalmente, aparece en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza como especie “En peligro de extinción”.