Ballena Franca Pigmea

Ballena Franca Pigmea

Autor de la imagen: Lycaon.cl

Caperea marginata

Como se puede imaginar, la ballena franca pigmea o enana es la especie de ballena con barbas más pequeña que se conoce. Es un animal pocas veces visto y la información sobre él es muy pobre aún. De hecho, no es una ballena franca ya que pertenece a una familia separada, cuya única especie viviente es ella misma.

Orden: Cetacea

Suborden: Mysticeti

Familia: Neobalaeninae

Género: Caperea

Descripción física

Morfología. El cuerpo de la ballena franca pigmea es pequeño, con la línea de la mandíbula arqueada. Es delgado y muy ágil. Tiene una aleta dorsal pequeña pero visible en el segundo tercio del cuerpo, con forma de hoz. 2 ranuras se ubican en el cuello y 2 aletas pectorales redondeadas están presentes en la zona inferior del cuerpo.

La coloración de las mandíbulas pálidos grises o blancos menor corre a lo largo del área del vientre hasta el final de la cola; esto contrasta con la oscura cabeza.

Peso y tamaño. Por lo regular, la especie mide entre 5 y 6. metros pero la hembra es ligeramente más grande. La longitud máxima de ésta es de 6.45 metros mientras que la del macho es de 6.1 metros. El peso puede ser hasta de 3.43 toneladas en el caso de la hembra y de hasta 2.85 toneladas en el caso masculino.

Coloración. La piel del dorso está “coloreada” con un tono gris oscuro y en la zona ventral presenta un color blanco hasta las mandíbulas inferiores. Tanto las aletas pectorales como la aleta caudal son oscuras.

Distribución y hábitat

Su distribución se limita a una franja de agua en el hemisferio sur, entre los 60° y los 30° sur. Su límite parece ser la Convergencia Antártica, aproximadamente a los 60° sur. Está presente en costas de Chile, Namibia, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda.

Vive en áreas costeras y en aguas abiertas. La temperatura superficial de su hábitat está entre los 5° y los 20° centígrados.

Alimentación

En la dieta de este cetáceo predomina el krill y otros crustáceos minúsculos (copépodos y eufásidos). En algunos ejemplares se han encontrado plumas y una bolsa de plástico, por lo que los científicos presumen que en algunas regiones se alimenta en la superficie del agua.

Para alimentarse, hace lo que la mayoría de los misticetos: abre la boca, filtra el alimento con sus barbas y expulsa el agua.

Comportamiento

Lo que se sabe es muy poco. Se le ha visto en parejas y nadando sin compañía, pero alguna vez se avistó un grupo de 8 individuos. Ocasionalmente se reúne con otras especies de ballenas y hasta de delfines.

Es un nadador lento, de movimientos ondulantes pero discretos. Al respirar saca el hocico del agua durante unos segundos pero es poco común observar esto.

Reproducción

Algunos investigadores infieren que sus hábitos reproductivos son parecidos a las de las ballenas francas, con un período de gestación de 10-12 meses. No se conoce la edad en la que alcanza la madurez sexual si bien parece coincidir con la consecución de una longitud mayor de 5 metros.

El parto puede ocurrir entre los meses de mayo y enero, pero este dato se aplica a las aguas de Australia. Una hembra tiene 1 cría por cada embarazo, que ocurre en intervalos de 3 años, aproximadamente.

Amenazas y conservación

De vez en cuando, una ballena franca pigmea es víctima de la pesca incidental. Es una especie tan poco conocida que ha escapado de la amenaza de la caza comercial y el riesgo a su salud por contaminación es poco probable debido a su localización en aguas abiertas y a su alimentación basada en krill.

La Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza no tiene datos suficientes para evaluar el estado de conservación de la especie ni clasificarla en alguna categoría.