Ballenas en la Literatura

Ballenas en la Literatura

La referencia más antigua de las ballenas en la literatura está en la Biblia. Así como lo lees, o al menos es lo que algunas personas creen. Un pasaje bíblico famoso es aquel que relata la desventura de Jonás, un profeta al cual Dios castigó su desobediencia mandando una tormenta que lo llevó al mar. Según algunas personas, el gran pez que tragó a Jonás pudo haber sido una ballena, dado el tamaño que una boca requeriría para introducir a un ser humano.

Una famosa ballena

Algunos otros libros han relatado historias sobre estos cetáceos. En la literatura de ficción, la ballena más famosa es Moby Dick, personaje principal de la novela de Herman Melville. Este escritor norteamericano basó su relato en su experiencia acontecida en un ballenero (barco) y en otros casos verídicos. En Moby Dick, una novela ficticia pero profundamente metafórica, Melville narra las aventuras de Ahab, el capitán de un ballenero. Una vez el barco de Ahab fue atacado por el cachalote, sí, llamado Moby Dick, y perdió su embarcación y una de sus piernas. La venganza se convierte en el hilo conductor de la novela, que ha trascendido hasta nuestros tiempos. Fue publicada en 1851 y es una de las novelas más importantes de la literatura norteamericana.

Pero Moby Dick no debe considerarse un simple libro de aventuras. Es en realidad un libro complejo y de lenguaje poco coloquial. La historia está llena de críticas y y descripciones de las actividades de los balleneros, por lo que su estructura resultó poco usual para la época en la que fue publicada. Por esta razón, la novela no tuvo el éxito arrollador que su autor hubiese deseado, y sin embargo tiempo después se le revaloró.

Otras famosas ballenas

Quizá no ha habido libro más famoso que Moby Dick en este aspecto. Por supuesto, otros libros han sido creados y leídos por generaciones interesadas en las ballenas o en la literatura universal. En la película animada de Disney, Pinocho, el niño de madera es tragado por una gran ballena después de cometer una de sus travesuras. La escena es muy conocida debido a la popularidad de la película, que se basó en el libro de Carlo Collodi. No obstante, en su novela Las aventuras de Pinocho, lo que se traga al personaje principal es un tiburón y no una ballena, por lo que en realidad la referencia sólo existe en el filme animado.

Un escritor contemporáneo que siente pasión por estos cetáceos es Philip Hoare, un escritor inglés. Aunque en realidad sus escritos no entran en la categoría de ficción pues se especializa en ensayos, se ha convertido en un autor ampliamente leído y tiene varios títulos, algunos de ellos pueden encontrarse en español como Leviatán o la ballena y El mar interiorLeviatán o la ballena ganó en el año 2009 el premio de ensayo Samuel Johnson de la BBC.

Es el mismo Hoare quien recomienda ampliamente el texto The natural history of the sperm whale, o Historia natural del cachalote, un libro de 1839 cuyo autor fue un cirujano que estuvo a bordo de un ballenero. Su nombre: Thomas Beale; su obra fue aparentemente leída por el mismo Herman Melville ya que algunos de los pasajes de Moby Dick guardan una gran similaritud con la novela.

Por cierto, el relato verídico sobre el cual Melville basó su obra fue la del ballenero Essex. Una gran ballena atacó y hundió la embarcación y sus pasajeros no tuvieron más remedio que navegar en botes hacia un destino insospechado. Muchos días después fueron rescatados únicamente 8 personas, que atribuladas contaron una increíble historia marcada por el hambre, la sed, la desesperación, la muerte y hasta el canibalismo. Pues bien, el escritor norteamericano Nathaniel Philbrick publicó en 2001 su libro In the heart of the sea: the tragedy of the whaleship Essex o En el corazón del mar: la tragedia del ballenero Essex, una obra que recupera la historia del bien conocido barco.

Otros libros que abordan el tema de las ballenas son Whales: a celebration (Ballenas: una celebración) de Greg Gatenby y Whale nation (Nación de ballenas) de Heathcote Williams. Este último es un poema de 1988 y la obra de Gatenby es un bello libro ilustrado como reacción a la campaña Save the whales (Salven a las ballenas). Incluye la participación de varios escritores, poetas y músicos.

Sea literatura de ficción o no, cualquier libro que salvaguarda a las ballenas entre sus páginas es digno de ser leído.