Rorcual Común

Rorcual Común

Balaenoptera physalus

El rorcual común es conocido también con el nombre de ballena de aleta. Es la segunda especie de ballena barbada más grande y el cetáceo más rápido de todos. Este rorcual fue descrito por primera vez por el naturalista y físico alemán Friderich Martens en 1675. En un principio se le clasificó como miembro del género Balaena y posteriormente como un miembro más del género Balaenoptera.

Existen 2 subespecies: Balaena physalus physalus del Atlántico Norte y Balaena physalus quoyi, en el océano Antártico.

Orden: Cetacea

Suborden: Mysticeti

Familia: Balaenopteridae

Género: Balaenoptera

Descripción física

Morfología. El cuerpo del rorcual común es grande pero hidrodinámico y poco robusto. Su cabeza con forma de V es plana y su aleta dorsal curvada sobresale en el segundo tercio del cuerpo hacia la cola. ¿El tamaño de la aleta dorsal? Unos 50 centímetros de longitud. Tiene una cresta longitudinal que abarca el espacio entre la punta del hocico y el inicio de los espiráculos o aberturas respiratorias. Es capaz de expandir su boca y garganta al momento de alimentarse, gracias a los aproximadamente 100 pliegues gulares que se encuentran en la parte inferior de su cuerpo. Dentro de la boca contiene 350-400 barbas de queratina.

Peso y tamaño. El tamaño de los individuos adultos depende de la ubicación geográfica en que se encuentren. En el hemisferio norte la longitud de macho y hembra se encuentra en el rango 18.5-20 metros y en el hemisferio sur el rango es 20.5-22 metros, aunque en este caso un adulto puede alcanzar hasta 25 metros. En cuanto al peso, el rango es de 30-80 toneladas pero con frecuencia alcanzan las 70 toneladas. Se estima que si un individuo mide unos 27 metros, puede pesar más de 120 toneladas.

Coloración. El dorso y los lados del cuerpo presentan una coloración oscura, ya sea negra o parda. Éste también es el caso de las aletas pectorales. En contraste, la superficie ventral es blanca al igual que la cara inferior de las aletas pectorales.

Distribución y hábitat

Es posible encontrar al rorcual común en cualquier océano del mundo. La mayoría de las poblaciones son migratorias, pero las que no lo son se concentran en el mar Mediterráneo y en el Golfo de California. La subespecie B. physalus physalus se localiza en el Atlántico norte mientras que su homóloga B. physalus quoyi se encuentra en el océano Antártico.

Sus hábitats suelen ser zonas profundas de aguas abiertas, principalmente en aguas templadas. Puede vivir en aguas costeras superiores a los 200 metros de profundidad.

Alimentación

La alimentación de este cetáceo varía de acuerdo con la zona y la temporada en la que se encuentre. No suele alimentarse en otoño e invierno pero en los meses de verano consumen una gran cantidad de krill y peces pequeños como el arenque y el capelán. Complementa su dieta con calamares y crustáceos de tamaño ínfimo.

Su estrategia para obtener alimento es sencilla. Se sumerge hasta 230 metros de profundidad y puede permanecer así durante cerca de 15 minutos. Puede nadar alrededor de los bancos de peces para concentrar el alimento y obtener mayor cantidad de un solo bocado. Se lanza con la boca abierta introduciendo la comida junto con el agua y filtra las partículas para después expulsar el líquido.

rorcual_comun_vista_aerea_200

Rorcual común – Balaenoptera physalus / Imagen cortesía de NOAA

 

Comportamiento

Lo más común es encontrarlo solo, pero puede formar pequeños grupos de 2 hasta 10 individuos. Aún así, se considera a esta especie como una de las más sociables ballenas barbadas y se les puede ver juntas en sitios de alimentación junto con ballenas jorobadas y otras especies de rorcuales.

Es un animal altamente migratorio, que vive en primavera y otoño en aguas frías y en otoño e invierno regresa a las aguas cálidas para aparearse. Las subespecies del norte y el sur nunca se cruzan pues migran en distintas épocas del año.

Alcanza velocidades de hasta 37 kilómetros por hora y tiene una cualidad única: emite un sonido de frecuencia baja, tan baja que se cuenta entre los sonidos más bajos que realizan los animales.

Reproducción

La época de reproducción se produce durante el invierno; de diciembre a febrero en el hemisferio norte y de mayo a julio en el hemisferio sur. El macho llega a la madurez sexual a una edad comprendida entre los 6 y los 10 años mientras que la hembra lo hace entre los 7 y los 12 años.

Se cree que es una especie monógama que se aparea a finales de otoño o en invierno mientras permanece en aguas cálidas. Las pocas observaciones de los procedimientos de cortejo indican que el macho persigue a la hembra a la vez que emite vocalizaciones de baja frecuencia parecidas a los cantos de la ballena jorobada aunque menos complejas. Al parecer, estos sonidos sirven para atraer a las hembras.

11-11.5 meses después del apareamiento, la hembra da a luz 1 cría de poco más de 6 metros de longitud y un peso de unos 3,500 kilogramos. El pequeño es amamantado durante 6 o 7 meses y la hembra espera 5 o 6 meses más para aparearse nuevamente. La hembra tiene crías cada 2-3 años.

Amenazas y conservación

La caza comercial de ballenas ha sido una amenaza constante para la supervivencia del rorcual común a través de los años, ya que su grasa, su aceite y sus barbas son aprovechados para la elaboración de múltiples productos.  Además de esto, en tiempos actuales la especie está amenazada por la pesca incidental, la contaminación acústica, la degradación de su hábitat, la reducción de su alimento debido a la sobrepesca y las colisiones con barcos. De hecho, el rorcual común es el misticeto más afectado por las colisiones.

Desafortunadamente, es una especie en peligro de extinción, de acuerdo con la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. El rorcual común está incluido en el Apéndice I de la CITES junto con otras especies en peligro y su captura está prohibida desde 1985 en los países que acordaron este hecho, según la Comisión Ballenera Internacional.